Hoy, 2 de junio de 2022, desde la C.N.O.A. nos unimos a la conmemoración del Día del campesino, fecha que se instauró en 1965 para reconocer su labor como parte de la sociedad colombiana.  

Es necesario tener en cuenta que en el país aún existen unas brechas en términos de acceso a los servicios del Estado y garantías económicas para la producción agrícola. Recientemente el gremio de la papa afrontó el fenómeno del dumping, que se trata del ingreso de papa congelada de otros países a un precio mucho más bajo, como lo denunció Fedepapa en el año 2020, lo cual obligó a los y las productoras a dejar perder sus cultivos, esto aunado a las heladas que dañaron buena parte de la producción en años anteriores. 

Sumado a esto y de forma general, la pandemia por Covid-19 exacerbó las desigualdades que se viven en el campo colombiano, la caída en las compras, la falta de capacitación, la crisis climática, la liquidación de las empresas nacionales de agroquímicos, el aumento del costo de los insumos, entre otros factores, la falta de políticas que blinden económicamente al campesinado, entre otros factores, dificultan la solidez del trabajo que se podría realizar para mejorar sus condiciones, pero también las de todo el país, ya que gracias a ellos y ellas se perpetua la vida. 

Es por ello, que hoy felicitamos y agradecemos a los y las campesinos/as de nuestro país, de igual manera ratificamos nuestro apoyo por la defensa de los territorios étnicos e instamos al Estado Colombiano a cumplir los pactos realizados en concordancia con las garantías de vida digna que necesita el campo colombiano, tanto en términos de salubridad, seguridad, sostenibilidad, educación, entre otros factores esenciales para el campesinado de nuestro país.