Comunicado de prensa C.N.O.A.

Bogotá, abril de 2021.

La Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas C.N.O.A. manifiesta su preocupación por el escenario de incertidumbre e invisibilidad del pueblo afrodescendiente en las medidas del Estado.

El gobierno colombiano ha adoptado medidas de contingencia frente a la coyuntura de la pandemia mundial Covid19 declarada en el país en marzo de 2020, y que, a un año, sigue invisibilizando y desconociendo las realidades de las personas afrodescendientes en el territorio nacional. A la fecha, no se cuentan con cifras desagregadas étnicamente que den cuenta de la realidades particulares de esta población que posibiliten hacer frente de manera oportuna, lo que sigue cobrando la vida de las personas.

Informes como el de la CEPAL (2021) y UNFPA (2020) han dado cuenta de la desproporción en el impacto de la pandemia Covid19 en los afrodescendientes, reflejando las realidades de las comunidades para acceder a la educación, salud y vivienda, dejando al descubierto las limitaciones estructurales que inciden en la falta de garantías para la equidad como estrategia de desarrollo social.

Para 2019, la pobreza multidimensional para la población afro se ubicó en el 30.6 % por encima de la pobreza nacional: 19,6%. (DANE, 2019). Estas brechas de inequidad que limitan el goce efectivo de derechos se han recrudecido debido a la pandemia Covid19. Los subregistros  de información así como la falta de cifras oficiales desagregadas étnicamente que den cuenta de estos impactos de la pandemia en la población Negra, Afrocolombiana, Raizal y Palenquera evidencia la necesidad de su visibilidad estadística como pueblo étnico para la toma de decisiones de manera oportuna que redunden en el desarrollo de políticas, planes programas y proyectos que apunten a superar estas barreras estructurales.

La falta de información a nivel territorial, llevó a la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas C.N.O.A.  a realizar un estudio sobre las realidades del pueblo afrocolombiano en los territorios frente a la pandemia Covid19 durante el último año: marzo 2020-2021, a partir de la investigación participativa de 536 personas de las Tongas (nodos regionales) C.N.O.A. en 16 departamentos del país, en siete aspectos a saber: Datos Demográficos, Salud (física y psico-social), Educación, Vivienda, Protección en el territorio, Económico en términos de trabajo y Prácticas culturales y ancestrales. Para ello se creó la plataforma del Sistema Integrado de Información C.N.O.A. “Somos AfroColombia” que posibilitó la recolección de información a través de una encuesta virtual con apoyo de consultas telefónicas realizadas desde las Tongas (nodos regionales) dadas las limitaciones

de conectividad en los territorios, lo que posibilitó contar con una caracterización cercana, diversa y colectiva.

Las personas participantes del estudio expresaron que la principal emergencia (necesidad básica) que ha tenido durante la crisis y no ha podido cumplir es, en un 33% los alimentos, seguido un 32% que manifestó que la principal problemática es pagar los servicios públicos donde viven, el 13% pagar el arriendo, otro 11% tiene como necesidad principal el pago de medicamentos u otra condición de salud, y un 11% manifestó que otros, dentro de lo que se encontró una combinación de las respuestas anteriores en las que las personas expresan de manera paralela estas múltiples necesidades. El Covid19 no ha apaciguado el impacto del conflicto. Es uno de los problemas clave que han reportado líderes y lideresas defensores de derechos humanos en todo el territorio nacional, a nivel urbano y rural.

  • La oferta institucional para la garantía del derecho a la participación de la población afrodescendiente sigue siendo insuficiente (en cuanto a la garantía por parte del Estado de sus derechos individuales y colectivos).
  • La pandemia ha exacerbado las brechas estructurales de inequidad que vive la población afrodescendiente, por lo que es necesario hacer seguimiento, monitoreo y evaluación de las acciones implementadas y visibilizar impactos en términos estadísticos.
  • La articulación y el fortalecimiento de redes entre las comunidades afrodescendientes en los territorios ha sido fundamental para apoyarse durante la pandemia más allá de las barraras físicas.
  • Las estrategias de participación propias como proceso organizativo ha posibilitado visibilizar estas realidades territoriales y seguir haciendo incidencia para la restitución de derechos (amenazas, asesinatos a líderes, seguridad alimentaria, recientemente los impactos del huracán, entre otras).
  • La participación ciudadana sigue siendo un comodín para el Estado. Es necesario generar las condiciones para garantizarla, y con ello, la protección integral de derechos de la población afrodescendiente que sigue siendo un capítulo postergado en la agenda de desarrollo.
  • Son necesarias las reflexiones y redireccionar agendas institucionales, sus políticas públicas y las organizaciones sociales frente a la nueva realidad de la pandemia Covid19.

El Pbro. Emigdio Cuesta Pino, svd., Secretario Ejecutivo Nacional de la C.N.O.A. expresa su preocupación sobre la situación en los territorios y refiere: “esperamos que sea un aporte para la comprensión de la crisis que estamos afrontando como pueblo afrocolombiano y que sea un instrumento de análisis para que desde gobierno se tomen las medidas necesarias. Este es un tema prioritario para nosotros porque los violentos no están en cuarentena, siguen violentando las comunidades y es urgente hacer algo al respecto”.

“Entendemos que se han definido presupuestos en los territorios, pero ¿cuáles son las medidas diferenciadas para los consejos comunitarios en las zonas rurales, en las ciudades para la población afro, ¿cómo se está haciendo seguimiento al impacto de esas inversiones, si no se tiene conocimiento real de la situación nuestra? Necesitamos aunar esfuerzos”, agregó el Pbro. Cuesta.

Mientras las medidas gubernamentales llegan, “Tongas C.N.O.A.: en Harambeé permanente frente a la pandemia Covid19” es la apuesta desde las organizaciones de la convergencia en los territorios, quienes durante el último año han venido implementando acciones conjuntas de asistencia y de incidencia para generar resistencia frente a los impactos de la pandemia que cobra la vida, la salud y el bienestar del pueblo afrodescendiente, que sigue viviendo los rezagos y los impactos del conflicto en los territorios. Expresan que han aunado esfuerzos para intentar mitigar esta incertidumbre, los contagios y muertes por el Covid19, y con él, los impactos en realidades que se acrecientan como el aumento de la pobreza que encabezan los territorios históricamente olvidados y controlados por los intereses de los grupos armados ilegales, las barreras de acceso a la salud, los retos en materia de conectividad para incorporarse a las medidas en materia de acceso a la educación y continuidad en el sistema educativo, el empleo y el trabajo digno, la pervivencia de las tradiciones, la cultura y la garantía de los derechos colectivos, como por ejemplo, la consulta previa en el marco de los procesos de desarrollo que se siguen adelantando en el país en medio de la crisis y que afectan a las comunidades afrodescendientes en diferentes territorios.

En el informe, estas mismas organizaciones de las Tongas C.N.O.A. en las regiones han hecho un llamado a organismos internacionales, al gobierno nacional y gobiernos locales para que en el marco de las disposiciones adoptadas por la pandemia, se reconozcan sus realidades y se implementen acciones oportunas durante y postpandemia que prevengan más muertes, el aumento de las brechas sociales y de inequidad que se está evidenciando y la pérdida del legado ancestral y cultural como pueblo étnico.