Por: Fredinson Salas Restrepo
Estudiante de Derecho, Sociología y Especialización en Estudios Afrolatinoamericanos y caribeños

A la largo de nuestras vidas muchas y muchos hemos tenido algún tipo de formación política que nos ha hecho adquirir un poco de consciencia ante la realidad desigual y racializada que vivimos las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras en un país que vive en un estado de negación ante su raíz negra e indígena por consiguiente le es ajeno el dolor de los condenados de la tierra una muestra de ella es la indiferencia que el país asume frente a nuestros ejecutados por que si eso son, a las personas negras, afrocolombiana, raizales y palenqueras las ejecutan.  

tal situación,  en ocasiones me ha hecho pensar en que este país y el movimiento social del mismo le interesan unos muertos y otros no, es decir, hay unos muertos que valen y generan indignación y otros no un ejemplo de ello es lo que ha pasado este último tiempo en el país porque mientras casos como el de Javier Ordoñez o Dilan Cruz generan manifestaciones y movilización o actividades de la acción colectiva en general otros casos como el de: los 5 niños del cañaduzal en llano verde ciudad de Cali, o los casos de Harold Morales y Anderson Arboleda.  Solo movilizan a quien les duele que generalmente son sus familias y una comunidad que esta cansada de sufrir las múltiples violaciones históricas hacia ellos, las ejecuciones que afectan a dicha comunidad reciben una sola condena que es el olvido, la injusta e impunidad, pero todo esto tiene razón a la cual se resuelve con la siguiente pregunta ¿Qué tenían en común Javier y Dilan? Les respondo lo que tenían en común era que ellos eran Blanco/Mestizos entonces pensemos en lo siguiente ¿Qué tenían en común los 5 niños del cañaduzal, harol morales, …? Esta también se responde fácilmente eran negros entonces eso nos permite identificar que las muertes tienen color porque si analizamos comparativamente la ejecución de Harold Morales y Anderson Arboleda con la de Javier Ordoñez podemos ver que tienen una conexión de cara a los hechos la cual era que su presunto autor era un funcionario público para ser más específicos un miembro de la Policía Nacional entonces si su autor era igual y tiene elementos similares ¿porque el movimiento social colombiano no convoco una gran marcha como si lo hizo con la muerte de Javier Ordoñez? Les confieso algo ese tipo de preguntas no me dejan dormir por las noches, pero si hay algo que tengo claro es que lo anterior es racismo de ese vil, puro y cruel saben el porqué de mi afirmación asumiré que no solo saben y se los contaran desde hace mucho tiempo hemos entendido el racismo como:

Cualquier teoría, doctrina, ideología o conjunto de ideas que enuncian un vínculo causal entre las características fenotípicas o genotípicas de individuos o grupos y sus rasgos intelectuales, culturales y de personalidad, incluido el falso concepto de la superioridad racial. El racismo da lugar a desigualdades raciales, así como a la noción de que las relaciones discriminatorias entre grupos están moral y científicamente justificadas. (OEA,2013. p.3) 

La siguiente definición nos invita a pensar en la noción de superioridad o jerarquización a la par de la noción de subalternización y ahí se encuentra la respuesta del porque nuestros muertos no movilizan a la gente esto se da porque existe una jerarquía entre los oprimidos que generan que aquellos que tienen rasgos más cercanos al canon dominante sean los que movilicen a un amplio sector de la sociedad lo que da cuenta que nos olvidamos de las palabras que una vez dijo Audre Lorde “no puede haber jerarquías de opresión” en ese mismo sentido nos permite entender que la interseccionalidad va ser utilizada cuando sea conveniente para el movimiento social sin dejar de lado que todo lo concerniente a lo negro, afro, raizal y palenquera será siempre un asunto pendiente aquello que se puede tramitar después porque siempre abra algo mas importante que situar el tema racial  lo que nos demuestra que la  vigencia de la herencia colonial que quiere ser invisibilizada y es que muchos sectores del país les niegan la condición de seres humanos a los Negros, afrocolombianos, raizales y palenqueros por esto nuestros muertos no duelen y no van a doler, por eso a los responsables de nuestros muertos nos lo juzgan y no los juzgaran, por eso a nuestros muertos nos los marchan y no los marcharan por una simple razón es que para ellos nuestras vidas no valen nada porque así como secuestraron a nuestros ancestros en el África y los obligaron asumir su cultura así hoy mismo nos utilizan en sus marchas para mostrar una supuesta diversidad que solo les llena sus egos y engórdese sus tesis investigativas dado a que solo fijen apoyar nuestra causa para ser aplaudidos por su inexistente empatía.

“La justicia es indivisible”; es decir, que la justicia no puede reservarse para algunos y negársele a otros, porque no existen jerarquías en la justicia y en la igualdad (June Jordán)

La Editorial C.N.O.A., es un canal de comunicación abierto del pueblo Afrocolombiano, Negro, Raizal y Palenquero. Los artículos publicados aquí manifiestan las opiniones de sus autores/as.