A través de toda su historia, Colombia ha vivido diferentes conflictos, el último ha durado más de 50 años, en el que varias generaciones de niños, niñas y jóvenes colombianos han nacido en medio de un contexto de violencia, que le ha dejado al país más de ocho millones de personas víctimas. Alrededor del 52% han sido niños, niñas y adolescentes, y por lo menos el 25% del total son afrodescendientes.

Y aunque para el país son invisibles estadísticamente, al no contar con cifras de caracterización étnico racial por edades y la interseccionalidad de género, la realidad en nuestros territorios nos moviliza a seguir trabajando por la paz. Queremos crear oportunidades para que esta, y las nuevas generaciones puedan ejercer sus derechos.

Por eso, la C.N.O.A considera fundamental dentro de su agenda, trabajar con la niñez y las juventudes, procesos de reivindicación de derechos y de fortalecimiento de procesos a nivel territorial que posibiliten gestar cambios desde sus realidades. Bajo esta premisa, nace el proceso de formación “Jóvenes Líderes Afrocolombianos: Unidad Paz y Territorio” el cual inició en el año 2018, con 15 jóvenes de diferentes departamentos del país, para realizar un encuentro nacional de saberes con el objetivo de fortalecer estos nuevos liderazgos, y su participación efectiva en este contexto de post-acuerdo, así como la implementación territorial del capítulo étnico del acuerdo de paz. En este encuentro se generaron escenarios formación y diálogos intergeneracionales con las y los mayores de las Mingas CNOA para intercambiar experiencias y construir rutas de trabajo conjuntas.

Luego de su experiencia, nuestros jóvenes llegaron a sus regiones a invitar a otros jóvenes de sus comunidades para formarlos desde su experiencia; así llegaron a más de 390 jóvenes, quienes a su vez trabajaron con más de 1.300 de manera presencial y más de 2.300 de manera virtual a través de las redes sociales.

Los resultados de estos espacios de aprendizaje y de creación colectiva nos demuestran una vez más que las y los jóvenes afrocolombianos tienen mucho por aportar a la construcción y el fortalecimiento de tejido social y la paz territorial. Cómo Convergencia nos impulsa a seguir desarrollando propuestas que continúen fortaleciéndonos, motivándonos y continuar desarrollando prácticas organizativas innovadoras, para seguir participando más efectivamente en escenarios locales, nacionales e internacionales; consientes, de que son muchos los retos que enfrentan nuestros jóvenes y que siguen preparándose y afrontar mejor las coyunturas políticas, económicas y sociales en Colombia, y que vive de manera exacerbada el pueblo afrocolombiano. Su reconocimiento como sujetos de derecho y actores políticos, les impulsa a seguir participando e incidiendo en diferentes espacios toma de decisiones.

Como Familia CNOA seguimos comprometidos con el fortalecimiento de nuevos liderazgos que contribuyan a la consolidación de los procesos de paz territorial. #TodosSomosCNOA.

Conoce más de esta experiencia a través de los siguientes vídeos: