En 1981, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró que el día de la apertura de su sesión anual (usualmente el tercer martes de septiembre) sería proclamado y observado oficialmente como Día Internacional de la Paz, y dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación y cada pueblo y entre ellos. En septiembre del año 2001, la Asamblea acordó que, a partir del 2002, esta celebración se observaría cada 21 de septiembre.

La asamblea ha decidido que la campaña de este año se centra en la importancia de combatir el cambio climático con el fin de proteger y promover la paz en todo el mundo, puesto que las consecuencias de la catástrofe climática que vivimos impiden avanzar en el anhelo humano de alcanzar la paz.

«Seguimos aportándole a la construcción de paz con justicia social y cuidado ambiental «

Es preciso señalar que las condiciones climáticas que el modelo económico imperante ha provocado, sumado a la falta de voluntad política para remediar los daños causados y prevenir nuevos desastres, amenaza nuestra seguridad, nuestras formas de vida y nuestra subsistencia como humanidad, y en particular como pueblo afrocolombiano.

Por estas razones, desde la CNOA aprovechamos este día para hacer un llamado al cuidado de nuestro planeta, para que la casa común sea un lugar pacífico, próspero y seguro para las generaciones presentes y futuras.