Esta fecha se conmemora el nueve de abril, dado que fue el día en el que ocurrió el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948, lo cual desató una gran ola de violencia en Colombia, esta fecha es una mirada a no olvidar los sucesos importantes que marcan la historia de los territorios y las secuelas que han dejado en los colombianos más de 60 años de guerra, por lo cual para las víctimas de la violencia este día es una ocasión importante para dignificar y rendir homenaje.

A la fecha están incluidas 8.944.137 millones de personas en el registro único de víctimas, cabe señalar que de esa cifra 8.553.416 son víctimas directas del conflicto armado y  390.721 son víctimas sentencias (incluidas en cumplimiento de la Sentencia C280 y Auto 119 de 2013), 1.636.498 no pueden ser víctimas de reparación y atención por homicidio, desaparición forzada, fallecimiento u otra causa parecida,  y 6.916.918  pueden acceder a medidas de atención y reparación establecidas por la Ley.

Es importante resaltar que mujeres, niños, niñas y poblaciones étnicas han sufrido una afectación desproporcionada en el marco de esta violencia, según datos de la unidad de víctimas 1.039.254 se han identificado como pertenecientes a la población afro, negra, raizal y palenquera.

De acuerdo con la JEP, el presente año se ha evidenciado un rebrote de la violencia en Colombia, la cual ha desplazado a más de 200 personas en lo que va del año.

Desde la C.N.O.A. hacemos un reconocimiento con total admiración, respeto y apoyo hacia las víctimas que ha dejado este extenso conflicto armado en el país, que aún no cesa. Exhortamos al gobierno a actuar en concordancia con la protección de la vida, como reza en la Constitución po
Política de Colombia, de igual manera exigimos el cumplimiento de los acuerdos de paz pactados en el año 2016, con la enorme preocupación del aumento exacerbado de violaciones a derechos humanos desde dicha fecha en el país, con especial atención a las afectaciones particulares que viven los pueblos y territorios negros, afrocolombianos, raizales y palenqueros a nivel nacional.

Continuamos con nuestro compromiso por la defensa de una vida digna para nuestras comunidades.