25 años dela ley 70: seguimos Caminando desde la convergencia con miras al fortalecimiento del proceso organizativo del Pueblo Afrocolombiano.

El 27 de agosto de 2018 se conmemoraron 25 años de la Ley 70. Conocida como la Ley de Comunidades Negras, ha sido el instrumento jurídico mediante el cual se desarrolla el artículo transitorio 55 de la Constitución Política del 1993.

Por ende, se ha convertido en el mayor de los avances hacia el reconocimiento de las salvaguardas del pueblo afrocolombiano, así como en la máxima expresión jurídica de la legislación afrocolombiana que ha permitido abanderar la inclusión del enfoque étnico en el accionar político de este país direccionando a la exigibilidad de los derechos de un grupo poblacional, de comunidades enteras, que tradicionalmente han habitado el territorio.

A pesar de esto, Colombia en materia normativa que garantice el goce pleno y efectivo de los derechos sociales, étnicos, políticos y culturales de la población afrodescendiente se ha rajado. Ejemplo de ello es el desafío que hoy enfrenta el pueblo afrocolombiano con la lucha por la implementación, la reglamentación integral y la financiación de dicha Ley. No obstante, aunque se han promovido algunos intentos, este objetivo ha sido algo efímero y sin el logro de los resultados deseados.

Pese a que la Ley 70 de 1993, tiene por objeto garantizar que las comunidades negras obtengan condiciones reales de igualdad de oportunidades frente al resto de la sociedad, el Estado Colombiano se ha quedado corto a la hora de asumir e implementar medidas efectivas y contundentes que conlleven a la reducción de conductas discriminatorias y racistas en pro de la población afrodescendiente de este país, así mismo de ejecutar políticas públicas que contribuyan a superar el sometimiento al empobrecimiento y marginalidad en el que ha vivido durante siglos este grupo étnico, más aun potenciar los mecanismos necesarios para proteger sus derechos colectivos y territorios ancestrales.

Actualmente, existe una deuda histórica en relación a medidas en pro de la población negra, afrocolombiana, raizal y palenquera del país, que promueva la garantía y la pervivencia, que avale el reconocimiento territorial, a la propiedad colectiva, al desarrollo económico y social; que permita el goce de una vida digna, en cuanto al acceso a los servicios de salud, educación, información, comunicaciones, y en el ejercicio de los derechos fundamentales que la Constitución Política establece. Cuyos principios en los cuales se fundamenta esta ley, se han visto vulnerados durante los 25 años de su vigencia.

Cruda realidad donde no se garantiza la protección de la diversidad étnica y cultural, no existe el respeto a la integridad, bienestar y a la dignidad de la vida cultural de las comunidades negras, no se garantiza una participación plena, activa y efectiva sin detrimento de la autonomía en las decisiones que las afectan, donde no prevalece el derecho real a la consulta previa, libre e informada que permita la protección del medio ambiente y la conservación y apologías con la naturaleza y el territorio.

La Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas – CNOA reconoce la Ley 70 de 1993, como el resultado del esfuerzo organizativo y del trabajo conjunto del pueblo afrocolombiano hacia una apuesta colectiva, de unidad y hermandad, legado que los ancestros, los mayores y líderes nos han dejado con la invitación de seguir caminando juntos con miras a un proceso organizativo fortalecido y orientado a la reivindicación de los derechos en este proyecto de libertad.