Comunicado a la opinión pública

Ref. 002

Mayo 18 de 2017.Como Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas – CNOA, apoyamos las movilizaciones del pueblo afrocolombiano en el Departamento del Chocó y el Distrito de Buenaventura, las cuales buscan exigir al Estado la garantía de los derechos fundamentales. Cabe  señalar que hay un incumplimiento general por parte del Estado en la garantía de dichos derechos, incumplimiento que se observa en la situación precaria de prestación de los servicios sociales del Estado, el reflejo del abandono histórico se cristalizó en una sostenida crisis humanitaria a la que ha sido sometido el pueblo afrocolombiano a causa de las múltiples formas de victimizaciones y agresiones sistemáticas que ha tomado forma en nuestros territorios no solo en el conflicto armado sino al interior de la institucionalidad.

Las decisiones del Gobierno Nacional continúan develando la ausencia de interés para dar soluciones a las diferentes problemáticas que afrontan los afrocolombianos, las cuales se han agudizado por las desigualdades que se han fortalecido a través del tiempo, el debilitamiento de sus estructuras sociales, y la explotación indiscriminada de sus territorios.

Lo sucedido en los últimos días en Buenaventura y el departamento del Chocó dan cuenta del poder de movilización que tiene el pueblo afrocolombiano de cara a un escenario de profundas transformaciones sociales, políticas y culturales en el contexto del posconflicto, instamos al gobierno nacional a respetar el derecho a la protesta social y a establecer mecanismos de diálogo que brinden soluciones reales a las exigencias del pueblo afrocolombiano.
Como Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas – CNOA  reiteramos el apoyo a las Movilizaciones del Departamento del Chocó y el Distrito de Buenaventura en tanto son la expresión de un llamado a la justicia en el momento histórico que vive Colombia.

Del mismo modo, acompañamos al gremio de docentes, quienes también se encuentran en la búsqueda de mejores condiciones laborales e ingresos dignos  que les permita tener mejor calidad de vida para ejercer la labor de educar a la sociedad.