El 12 de marzo se realizó el primer Encuentro Local de Mujeres Afrocolombianas y Construcción de Paz, en la Casa de los Derechos Afro de la localidad de Usme, suroriente de Bogotá. En él se reunieron mujeres que actualmente residen en diferentes zonas de la Capital del país, con el objetivo de reflexionar en torno a los avances de los diálogos de paz en La Habana y de potenciar el rol de las mujeres afrodescendientes en los post acuerdos.

A las 9:00 am se dio una calurosa bienvenida, en la que a través de una dinámica, las mujeres interactuaron entre sí jugando. Luego, se proyectó el video “Colcha de la Paz de las Mujeres Afrocolombianas, Negras, Palenqueras y Raizales”, en el cual se proponen formas democráticas de resolver las conflictividades y se aporta a la construcción de paz desde la ancestralidad afrocolombiana.

La paz comienza en los cuerpos, por ello, para empezar se realizó un ritual de sanación. En medio de pétalos de rosa, velas y fragancias las mujeres viajaron por sus recuerdos y al llegar encontraron un centro, con cajas secretas que hicieron brotar sus emociones.

A continuación, se explicó qué es la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas, C.N.O.A., y los proyectos que actualmente desarrolla. Asimismo, se dialogó acerca de las diferencias existentes entre las mujeres afrodescendientes, de acuerdo con sus lugares de procedencia, pero también con el pensamiento que cada una de ellas tiene, reafirmando que todas en su diversidad tienen derecho al goce efectivo de derechos; a tener una vida digna y libre de violencias: “las mujeres afrocolombianas, negras, palenqueras y raizales deben ser incluidas y tratadas en equidad y en igualdad con mujeres de otros grupos étnico-raciales” manifestó Celia Perlaza, una de las participantes.

Seguido de esto, se realizó una contextualización histórica, acerca del papel de la mujer y de los impactos que la sociedad patriarcal ha tenido sobre ella: las mujeres afrocolombianas están expuestas a trabajos forzados, al pago precario, al empobrecimiento económico, a la discriminación racial y el racismo, entre otras formas de exclusión. El Estado no garantiza las condiciones requeridas para que se respeten, ejerzan y vivencien sus derechos. Igualmente, se explicó la Ley 1257 de 2008, que tipifica como delito las violencias en contra de las mujeres y establece mecanismos para la prevención, atención y sanción de violencias contra las mujeres, tales como física, psicológica, sexual, económica y patrimonial.

Un reto indispensable, planteado por las mujeres, es romper con paradigmas y estereotipos raciales generados por la sociedad, por ejemplo, en torno a ideas como “la belleza” y la hipersexualización de los cuerpos de mujeres afrodescendientes. Para construir la paz es necesario primero contar con paz al interior de sí, de ahí la importancia de romper círculos y cadenas, para poder sanar y fortalecer el alma.

“La guerra ha arrancado de nuestras manos lo que hemos construido pasando necesidades y convirtiéndonos en víctimas; lo cual nos abre pasó para tratar el segundo punto que son los diálogos de paz en La Habana”, planteó Clara Inés Valdés, área Equidad de Género y Derechos de las Mujeres de la C.N.O.A.

Las participantes, si bien en su mayoría manifestaron haber sido víctimas de grupos armados al margen de la ley, expresaron que desconocían cuáles eran los puntos establecidos en la mesa de diálogos de La Habana entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC-EP. Fue así como, Danny María Ramírez y Clara Inés Valdés, expusieron información precisa acerca de los mismos.

El proceso de paz que se desarrolla entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC – EP sienta las bases para el cese armado entre las partes y el inicio de la construcción de paz territorial en la diversidad de nuestro país. En ese marco, la C.N.O.A, a través del área de Equidad de Género y Derechos de las Mujeres, contribuye con estos encuentros a afianzar acciones de las mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras en la construcción de la paz territorial. Con ello se da continuidad al trabajo realizado en el I y II Encuentro Nacional CNOA de Mujeres Afrocolombianas, Negras, Palenqueras y Raizales y caminos de paz , a la construcción del Primer Informe étnico de seguimiento a la Resolución 1325 y al envío de un documento con recomendaciones de las mujeres afrocolombianas a La Habana.

Así cerró el primero de 11 encuentros, que durante los próximos meses el área de Equidad de Género y Derechos de las Mujeres de la CNOA estarán realizando en el territorio: Magdalena Centro, Tumaco, Buenaventura, Caribe y Valle de Aburrá, entre otros. Actividades que son realizadas con el apoyo de la Corporación Centro de Pastoral Afrocolombiana, CEPAC, y el Fondo Sueco Noruego, Fondo FOS.

“Este primer encuentro local fue todo un éxito, no sólo porque las temáticas que se tenían previstas se desarrollaron con excelencia, sino por el hecho de que las mujeres por cuenta propia desean desarrollar ellas mismas réplicas de lo vivido”, concluyó Danny María Ramírez, área Equidad de Género y Derechos de las Mujeres de la CNOA.