Ref.001

Bogotá, 28 de abril de 2017
Jockey Club – Universidad del Rosario

 

Declaramos como principio de relacionamiento: Reconocernos en nuestras diferencias y acercarnos en nuestras apuestas, porque ¡donde llega una, llegamos todas!

En el marco del I Foro Internacional CNOA: Participación Política de las Mujeres Afrocolombianas en la Construcción de Paz Territorial, realizado los días 27 y 28 de abril de 2017 en Bogotá. El encuentro, tuvo por objetivo analizar la participación política de las mujeres afrocolombianas en los diferentes espacios del poder legislativo y ejecutivo a nivel nacional, regional y local, con diversas mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras, se abordaron, expusieron y analizaron gran parte de las barreras y oportunidades que presenta el sistema político actual en Colombia, que limita la participación efectiva y real de las mujeres afrocolombianas en su diversidad.  De igual forma, analizamos las estructuras sociales que limitan nuestra acción política, tales como la discriminación racial y el racismo, el sistema patriarcal y sexista que nos excluye en nuestra condición de mujeres diversas en la diversidad.

Por lo anterior ratificamos:

Nosotras DECIDIMOS promover espacios de articulación entre nosotras, para apoyarnos en la misión de transformar las estructuras de opresión que limitan nuestras capacidades como sujetas sociales de derechos. Promover la participación política de las jóvenes mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras.

Nos DECLARAMOS sujetas sociales de derecho y agentes políticas promotoras de acción transformadora para la construcción de un país en paz  y demandamos el reconocimiento de nuestra ciudadanía en razón de poder tener una vida digna, en paz y libre de todas las formas de violencia y discriminaciones.

Nosotras REITERAMOS que para construir paz y democracia es determinante el trabajo y el aporte desde los diversos escenarios en los que participamos desde la vida familiar hasta los lazos colectivos de tejer esperanza y nuestra participación real y efectiva en la vida pública. A partir de allí recordamos que históricamente hemos tenido capacidades que no solo merecen ser reconocidas, sino que deben ser puestas al servicio de la sociedad colombiana.

Nosotras EXIGIMOS al Estado Colombiano suscitar la transformación positiva de la cultura política colombiana, a través de la eliminación de los estereotipos étnico/raciales y de género. Desarrollar acciones afirmativas para promover la participación y representatividad política de las mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras en todos los niveles. Promover la autonomía económica de las mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras. Igualmente, actualizar y enriquecer las estadísticas de la población colombiana en razón de su diversidad cultural, étnico/racial, generación, género y diversidades funcionales.

Nosotras PROPONEMOS al proceso organizativo afrocolombiano promover el liderazgo de las mujeres en las estructuras de decisión y poder dentro de nuestros gobiernos propios. Al tiempo que nos organicemos como pueblo afrodescendiente para participar de manera más eficaz y acertiva en la vida política de Colombia.

Nosotras SOLICITAMOS a los partidos políticos apertura real para la inclusión y el reconocimiento de los liderazgos políticos de las mujeres afrocolombianas, negras raizales y palenqueras, así mismo que incluyan los datos de pertenencia étnica en sus sistemas de registro.

Nosotras RECONOCEMOS en el trabajo de la Corte Constitucional colombiana y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos un apoyo fundamental para la garantía de derechos del pueblo y de las mujeres afrocolombianas, en ese sentido, SOLICITAMOS seguir acompañando nuestros procesos de exigibilidad de derechos para una vida libre de violencias y en paz.

SOLICITAMOS a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos continuar acompañando a las mujeres afrocolombianas en la exigibilidad de derechos.

Nosotras PROPONEMOS a la Comunidad Internacional acompañar y fortalecer de manera directa los procesos organizativos de las mujeres afrodescendientes.

RECONOCEMOS en nuestra ancestralidad y prácticas culturales una apuesta política para la construcción de paz en la diversidad.